¿Qué tipo de carillas existen?

En materia de estética dental (sin dejar de lado el imprescindible factor funcional, por supuesto), las carillas de porcelana se han constituido en la mejor de las opciones para corregir defectos estéticos-visuales de los dientes.

Los diferentes tipos de carillas

Fundamentalmente y para hablar en términos genéricos, digamos que existen dos tipos básicos de carillas: las carillas de composite y las carillas de porcelana.
maxresdefault (4)

Si bien ambas presentan sus ventajas y alguna que otra desventaja, se considera que las de porcelana son mucho más eficientes que las restantes.

Es necesario tener en consideración, además, que ambos tipos de carillas presentan algunas diferencias considerables, en lo que respecta a su ejecución.

De la misma manera, dentro del ámbito de las carillas de porcelana, existen algunas variantes, al igual de lo que sucede con las carillas de composite.

En la medida en que vayamos desarrollando este importante tema, veremos las combinaciones específicas de materiales, dentro de cada una de las dos categorías.

Para ser claros, concisos y concretos, digamos que las carillas, en general e independientemente del material utilizado, tienen el propósito central de mostrar una apariencia, lo más parecida posible al esmalte natural de los dientes de cada paciente.

Empezando por las carillas de composite, digamos que están elaboradas con una resina acrílica que desempeña el rol de matriz y, también, se elaboran con ciertas partículas de cerámica que le otorgan algunas de sus propiedades, como es el caso de la resistencia y el factor estético.

En lo que respecta, a su turno, a las carillas de porcelana, tenemos que se fabrican con una cerámica especial de vidrio reforzado, bien sea con leucita y/o con aluminosas o vitroceramicas.

Ahora, teniendo como parámetro el método de ejecución, existen algunas diferencias entre los dos tipos de carillas dentales.

Las de composite, por ejemplo, se ejecutan sobre el diente directamente, aplicando varias capas del material, que se van endureciendo a medida que se polimerizan con luz ultravioleta.

Otro detalle a tener en consideración, se constituye por el hecho de que se contornean dentro de la cavidad bucal del paciente, sin que se realice trabajo alguno por fuera.

Algunas particularidades sobre las carillas de porcelana

Una de las ventajas de esta clase de carilla, radica en el hecho de que se fabrican a medida en un laboratorio, teniendo como parámetro un modelo que ha sido tomado en la clínica dental para, luego, ubicarlas en la boca utilizando un material adhesivo de alta potencia.

Además, con este tipo de carilla, se consigue (estéticamente hablando) un color mucho más natural que con las carillas de composite y, además, un color bastante similar al del esmalte natural del resto de los dientes adyacentes a la pieza tratada.

De otro lado pero en el mismo orden de ideas, digamos que disponen de una extraordinaria resistencia, hasta tal punto en que son más resistentes que el mismo esmalte natural de los dientes, en general.

Si bien es cierto que se requiere de un tallado previo, también es verdad que, con el tiempo, se han ido adquiriendo espesores más reducidos, en virtud de lo cual, el tallado que se requiere es de menor envergadura en las carillas de porcelana.

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *